Menu
Banner Principal Institucional 8 Sentimientos que Cristo Pascua y banderín Resurrección

Crónicas y Recuerdos de Jesús Nazareno de Candelaria 1891-1900

Jueves Santo 30 de marzo de 1893

El mismo diario: La República. Año No. II. Lunes 3 de abril de 1893, pág. 2 No. 510, respecto del tema que ahora nos ocupa: “Por la tarde del Jueves salió la procesión de Jesús de Candelaria que recorrió una larga estación regresando a su Iglesia a eso de las once de la noche. Una banda de música costeada por los devotos de la imagen la acompañó en la procesión tocando piezas a propósito.”

Jueves Santo 22 de marzo de 1894

Jueves Santo por la tarde Oficio de Tinieblas en la Catedral y procesión de Jesús de Candelaria. La Semana Católica. Año II, Vol. II, No. 94. Guatemala, 17 de marzo de 1894, pág. 332.

Jueves Santo 11 de abril de 1895

Este año La Semana Católica. Año III, Vol. III, No, 149. Guatemala, 6 de abril de 1895, pág. 373, nos hace la siguiente crónica: “Solemne y devota fue la procesión de Jesús de la Candelaria, que con su larga cruz y magnífica túnica vino por varias calles desde la parroquial de su nombre en un extremo de la ciudad hasta el centro, pasando la plaza mayor al pie de la catedral y regresando al punto de partida ya bien entrada la noche precedida de varias otras imágenes y multitud de “Penitentes” vestidos de color morado y que llevaban las Estaciones del Vía Crucis y banderas.

Jueves Santo 2 de abril de 1896

El desarrollo de la procesión este Jueves Santo podemos inferirlo de la crónica de Semana Santa publicada en el Diario de Centro América, Vol. XCI 6 de abril de 1896 N° 4276 P. 1, que afirma: “Tres procesiones fueron buenas, la de Candelaria, la de Jesús Nazareno de la Merced y el Santo Entierro de Santo Domingo. Salió Resurrección del Calvario y Santa Catalina.”

Jueves Santo 15 de abril de 1897

En este año no se encontró ninguna evidencia documental, sin embargo, la procesión debió haberse realizado sin ningún contratiempo porque su desarrollo es retomado el año siguiente, bajo nuevos parámetros que deben haberse fraguado desde este año ya que fue reorganizada la antigua Hermandad de Jesús Nazareno de Candelaria el año siguiente por orden del arzobispo Ricardo Casanova. 

Jueves Santo 7 de abril de 1898 

La descripción de la procesión de Jesús Nazareno de Candelaria de este año fue localizada en la publicación periódica dirigida por Jesús Fernández La Semana Católica. Tomo VI. Año VI. Guatemala, 1898. p.374. que nos relata:

Jesús de Candelaria

“A las cuatro de la tarde salió de la Candelaria la procesión de Jesús con la cruz a cuestas. Las calles se
encentraban cubiertas de hojas de pino y adornadas con cortinas en los balcones. Los penitentes usaban
túnicas y capuz de color morado, algunos cargaban un cono en la cabeza, sosteniendo los catorce
estandartes del Viacrucis; banderas; alabardas y atributos. La imagen de Jesús Nazareno fue el centro de
atención: “…posaba sus pies sobre rico almohadón; y ostentaba nueva y regia túnica de terciopelo color
violado, que hacia resaltar los magníficos bordados en oro…” “Ya de noche a las nueve p.m. regresó la
procesión a la Candelaria.”

Jesús de Candelaria Jesús de Candelaria


El relato encaja perfectamente con la fotografía de la procesión del Jueves Santo 31 de marzo 1904, y una fotografía antigua de la escultura de la misma advocación de la iglesia de la Merced de la Nueva Guatemala de la Asunción. La crónica, no alude al uso del cinturón y paletina blanca en la vestimenta de los penitentes, típicos de la procesión de Jueves Santo de Jesús Nazareno de Candelaria, detalle que nos permite conocer que en un principio estos elementos estaban ausentes del uniforme que cobraron vigencia posteriormente, así como después, el uso del singular casco forrado de la misma tela que la túnica de sus devotos.

Es interesante en aquellos años la presentación de adornos eran semejantes entre las andas de Jesús Nazareno de las iglesias de la Merced y Candelaria, utilizando los mismos recursos, según podemos deducir del análisis comparativo de relatos y fotografías como elementos de prueba, que nos permiten jugar con las imágenes y así darnos una idea de los adornos de aquellos años de Jesús de Candelaria, basados en dos fotografías tomadas por José García Sánchez. Una de la procesión de Jesús Nazareno de la Merced y la otra de la consagración de Jesús Nazareno de Candelaria. Ambas identificadas por el ahora difunto devoto de ambas esculturas y descendiente directo de dicho fotógrafo; don Carlos García Zebadúa. (Fotografías originales de José García Sánchez y fotomontaje de Manuel Morales Hernández.) 

Este análisis comparativo de imágenes y relatos, también permite probar el nacimiento de un tipo de negocio consistente en el alquiler de los adornos para altares y procesiones muy propio de nuestro país.

En este año de 1898, las procesiones de nuestro país habían crecido a tal extremo en el ideario nacional que dieron lugar a su remedo bufo con el objetivo de denunciar los malos manejos de la administración pública estatal, naciendo así la llamada Huelga de Dolores, cuyo primer desfile salió del edificio que ocupa actualmente el museo de la Universidad de San Carlos, luego de haberse dado lectura: “Al no nos tientes”, que es una paradoja de los llamados “Testamentos de Judas”, documentos elaborados en barrios y pueblos que delataban ascpectos de la vida privada de vecinos y funcionarios de las distintas localidades del país.

El crecimiento de las manifestaciones públicas de grupos conservadores y revolucionarios, también dio lugar al surgimiento de “Las Minervalias” (1899 -1919) fiestas organizadas por el gobierno para reproducir en la juventud las ideas de libertad y progreso propias del Estado Liberal, por medio de desfiles cívicos y actos asociados, que eran aprovechados para reproducir el sistema de ideas convenientes al capitalismo mundial y gobierno local, para ampliar el conocimiento de las mismas se recomienda la lectura de la obra de Mynor Carrera Mejía. Minerva en el Trópico: Fiestas escolares durante el Gobierno de Manuel Estrada Cabrera, Guatemala, 1899-1919. Editorial Caudal, Guatemala, 2005.

El ímpetu del crecimiento de las procesiones que debió competir contra estas otras dos formas de desfiles uno bufo y el otro cívico, se fue imponiendo como un espacio de identidad entre los guatemaltecos.


Información adicional

  • © Historia del Arte: © Semana Santa en Línea. Prohibida la reproducción total o parcial. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Anuncio Principal Inferior 2 Difundiendo Nuestras Tradiciones
Banner Principal Inferior 11 Android